Mihai „Miguel” Gane, el poeta rumano que conquistó España: „¡Echo de menos vivir el país!”

Mihai „Miguel” Gane, el poeta rumano que conquistó España: „¡Echo de menos vivir el país!”

Mihai „Miguel” Gane, el poeta rumano que conquistó España: „¡Echo de menos vivir el país!”

Mihail Gane, alias Miguel, llegó a ser conocido en España, como el poeta rumano más vendido de este período, en todo el mundo. Logró alcanzar cifras impresionantes, sus dos volúmenes de poesías registraron ventas de 60.000 ejemplares.

Se fue de Rumanía cuando tenía 9 años, junto con sus padres, y comenzó a escribir poesía a los 13 años, cuando empezó también a aprender el español.

Nacido en la localidad de Lerești, condado de Argeș, Mihai Gane logró adaptarse perfectamente a la vida y cultura española, confesándonos que después de 16 años de vivir en España llegó a pensar en español, aunque siente que todavía hay sutilezas que „se le escapan”.

Invitamos a Mihai a que nos diera una entrevista en la que nos habló sinceramente sobre sus dos grandes amores: la poesía y Rumanía.

  • ¿Mihai o Miguel? ¿Rumano o español? ¿Quién es en realidad Mihai ‘Miguel’ Gane? ¿Qué quieres que sepan los rumanos sobre ti?

Me es indiferente. Creo que tengo dos identidades, en función del nombre elegido. Lo ideal sería Mihai, pero Miguel es un nombre que me ha acompañado  muchos años. En mi DNI pone que soy rumano pero, sinceramente, me siento de muchos lugares. Ahora mismo, la nacionalidad no es algo que me tenga preocupado. Mihai es un inmigrante, un escritor, poeta -de vez en cuando, un tipo sencillo que te puedes encontrar bebiendo una cerveza en el parque. Por el momento, me basta que la gente de casa sepa que existo. Espero que, algún día, publiquen mis libros por allá y pueda contarles muchas más cosas sobre mí.

  • Por lo que entiendo te fuiste de Rumanía hace 16 años, cuando solo tenías 9 años. ¿Cómo fue este cambio para el niño Mihai? ¿Cómo lograste adaptarte al nuevo idioma, a la cultura?

Sí, exacto. Sinceramente, fue complicado. Era como si hubiese entrado en otro mundo. Todo era diferente, desde los juegos hasta el idioma. Hizo falta empezar un proceso de adaptación en el que pasé muchas cosas, desde la inmigración hasta la exclusión. Pero mi familia tuvo suerte, yo tuve suerte. La mayoría de personas que tenía cerca fueron buenas y me ayudaron. Poco a poco, conseguí integrarme en sus vidas y ellos empezaron a verme como un amigo.

  • Cuando llegaste a España, ¿hablabas el español? ¿Tenías al menos las nociones básicas o las aprendiste después? ¿Cómo fue la adaptación al entorno escolar y social?

No, no cocía el idioma. Fuimos una familia de inmigrantes que buscaban un futuro mejor. Yo, personalmente, nu sabía nada sobre España. Había escuchado hablar sobre el Real Madrid y el Barsa. Me sabía los jugadores y poca cosa más. Además, soñaba con ver, algún día, el Santiago Bernabéu. Adaptarse fue un proceso largo y complicado. Creo que, hoy en día, sigo tratando de adaptarme porque no tengo las nociones que tiene una persona que ha nacido aquí. Pasé en Rumanía gran parte de mi infancia. Se afirma que en esos años es cuando aprendemos la mayoría de las cosas. A mí, todavía, me hace falta recuperar 9 años.

  • Descubriste la pasión por la poesía con el aprendizaje del español y dices que te sería difícil escribir en rumano … ¿Qué crees que es diferente entre los dos “tipos” de literatura? ¿Por qué parece más fácil abordar la poesía en español que en rumano?

Sinceramente, no sé cuál es la diferencia. Tampoco sé si existe una. Escribo en español porque pienso en español. Pero me gusta mucho cómo suena el rumano cuando recito algún poema. Creo que tenemos un idioma precioso, cu palabras muy especiales. A veces, veo el rumano como un disparo y el español como una pistola.

  • Por lo que vi en tus poesías hablas mucho sobre el amor perdido … ¿Quién o qué te inspira? ¿Qué nos puedes contar sobre tu musa?

Sí, creo que tengo cierta tendencia a escribir sobre el pasado. Por el momento escribo también poesía social, lo que se relaciona directamente con el presente. Sobre las personas a quienes escribí, les puedo decir que le estoy muy agradecido porque me han ayudado a construir un hombre, una persona, un ser mucho mejor que si lo hubiese hecho yo solo. Y es por este motivo por el que no las voy a olvidar nunca.

  • Tu talento fue reconocido en España, y las ventas récord son una prueba … ¿Qué consejo tienes para los jóvenes poetas de Rumanía? ¿Cómo podrían ser notados?

Es muy importante escribir sobre lo que vives. No lo hagas nunca pensando en que te va a leer alguien. La escritura es una pasión que te va a acompañar toda la vida. Creo que por eso es importante ser consciente de que el reconocimiento no es necesario para convertirte en autor. No pasa nada si no te lee nadie. No tienes que frustrarte.

Por otro lado, creo que la lectura es muy importante. Al mismo tiempo, creo que es necesario tener un perfil de redes sociales (Facebook, Instagram…), en el que puedas dar visibilidad a tu trabajo. A mí me ayudó muchísimo.

  • ¿Sigues hablando en rumano en tu vida diaria? Leí que todavía te sientes muy „conectado” al pueblo natal de Rumanía. ¿Sigues visitándolo?

Sí, hablo el rumano a diario. En dos semanas vendré a mi pueblo, Leresti. Me suelo quedar ahí todo el verano. Siempre traigo conmigo muchos amigos y sé que se han enamorado.

  • ¿Qué echas de menos de Rumanía? (además de la ciudad natal)

Echo de menos vivir en Rumanía. Tenemos un país lleno de literatura, lleno de vida, y no nos damos cuenta. Me gustaría estar ahí un año, pera sentir todas las cosas que sentí hace tiempo. Uno de mis pequeños sueños es vivir ahí, algún día, y trabajar para promover la cultura, especialmente la literatura.

Pentru a va oferi o experienta de navigare mai buna acest site foloseste cookies.

Daca esti de acord cu acestea, inchide aceasta notificare sau afla mai multe despre setarile cookies aici | OK, inchide

Română